lunes, 25 de abril de 2016

¿DÓNDE ESTÁ HOY LA IGLESIA CATÓLICA? Sermón del Padre Ramiro Ribas

     Aloysius O'Kelly, Mass in a Connemara Cabin

ÁNEXO AL SERMÓN  ¿DÓNDE ESTÁ HOY LA IGLESIA CATÓLICA?

Antes de que escuches el sermón arriba citado sobre tan importantísimo tema quisiera dejar bien sentado lo que sigue.

         Cada persona, cada uno de nosotros, no somos meros espectadores de lo que cada día va sucediendo. ¡No! Somos también protagonistas, y a veces tenemos que involucrarnos y tomar decisiones, como en este caso, de las que va a depender nuestra eterna salvación o condenación. Si por comodidad o cobardía no damos el paso que sabemos tenemos que dar: ¡Pobres de nosotros!

         ¡Está todo tan claro, tan diáfano, tan evidente!

         La evidencia no necesita argumentos para poder ser demostrada. Por ejemplo: “Es de día.” No hace falta explicar y demostrar que es de día. Se abren los ojos, se ve la luz del sol que lo inunda todo… y se acepta lo evidente: ¡Es de día! Si alguien ante algo tan manifiesto dijera que no es de día, sino de noche, solamente podría ser por locura o por maldad para así no tener que aceptar algo que le obligaría a cambiar el rumbo de su vida.

         Por eso, ante la gran evidencia de todo lo relacionado con el Vaticano II, con los papas herejes del Vaticano II que han fundado la iglesia-secta conciliar que no tiene nada en común con la Iglesia Católica fundada por Nuestro Señor Jesucristo, y que hoy gracias al heresiarca por antonomasia apellidado Bergoglio, nos lo hace ver aún muchísimo más claro, no hace falta explicar ni querer demostrar lo que es tan evidente, ya  que como acabamos de apuntar, la evidencia no necesita argumentos para demostrarse.

         Además, si aún quedan personas que todavía necesitan datos, pruebas sobre todo lo ocurrido y lo que está ocurriendo en lo que fue la Iglesia Católica y que hoy no lo es; gracias al esfuerzo y buen hacer de muchas personas, hay miles de extraordinarios artículos que dan luz sobre estos temas.

         Por eso no voy a incluir en este escrito ni una palabra ni una acción dicha o hecha por Francisco o por sus antecesores, ni sobre la génesis y evolución del Vaticano II. Lo que sí quiero decir es que son tantos miles y miles las barbaridades, herejías y blasfemias que se han llevado a cabo en la iglesia conciliar desde la muerte de Pío XII, que si se escribieran, en hipérbole y no tan en hipérbole digo, que no cabrían esos libros ni en la Biblioteca Nacional.

         ¡El que tenga oídos para oír, que oiga!

         ¡El que tenga ojos para ver, que vea!

         Es todo tan evidente, está todo tan claro, que a partir de ahora me voy a ocupar muy poco en denunciar las palabras y hechos del heresiarca-Anticristo Francisco, o de cualquier personaje de la falsa iglesia. Hay páginas que esto lo hacen muy bien y gracias a esos lugares muchas personas han podido abrir los ojos y han visto con evidencia que es de día.

         La iglesia que nació en el Vaticano II y que hoy preside Bergoglio, está al mismo nivel e incluso aún más por debajo, que cualquier secta hereje, como podrían ser los luteranos o anglicanos… y la verdad es que a mí no me interesa nada si los anglicanos hacen “obispas” o escriben un libro.

      
         Lo ocurrido en la iglesia conciliar, marea, asquea y da nauseas.

         Se puede aplicar el famoso terceto de la Epístola Moral a Fabio:

                                                        … Que el corazón entero y generoso
                                                             al caso adverso inclinará la frente
                                                             antes que la rodilla al poderoso.  

Recuerden que si juntarse a la iglesia anglicana te hace anglicano, y si a la luterana, luterano… juntarse con la iglesia que preside el heresiarca, idólatra y amoral Francisco, te hace hereje, idólatra y amoral…   ¡ES EVIDENTE¡

Y dicho lo dicho mi preocupación se va a centrar en ayudar con todo mi empeño por medio de escritos, charlas y sermones… a salvar el alma. Único y principal negocio de nuestra vida: SALVARNOS.

Ánimo, sabemos que el enemigo es poderoso, pero a todo aquel que sinceramente busca la verdad, no por intereses, y quiere servir a Dios honestamente cumpliendo sus Mandamientos, tiene a su lado Una que es más poderosa: La Santísima Virgen María, a la que pedimos nos salve de la  abominación reinante.

                                      Os bendice:

                                                                  Padre Ramiro Ribas


                                                                     28 Febrero 2016


jueves, 7 de abril de 2016

IMPRESIONANTES REVELACIONES DEL DEMONIO -Sermón del Padre Ramiro Ribas




Pascua 2016. Tiempo de Resurrección. Tiempo de alegría. Tiempo de meditación. Tiempo de amar, adorar y agradecer a Dios Nuestro Señor todo lo que por nosotros realizó.

Para ello nos ayudará mucho a reflexionar el siguiente sermón que trata sobre las sorprendentes revelaciones que el demonio hizo por boca de la persona cuyo cuerpo él poseía.

Escuchemos bien lo que nos dice este espíritu del mal, pues estimo que será muy útil para tomarnos la vida espiritual más en serio y así poder salvar nuestra alma.

Esta interesantísima historia que ahora vamos a escuchar está muy documentada y aunque parezca increíble, todo ocurrió realmente tal como se va a narrar. Los hechos sucedieron entre 1836 y 1871 en Lyón, Francia.

Pido a la Santísima Virgen María que esta charla de misión ayude a todos a que este Tiempo Pascual  sea en verdad: ¡de Resurrección!

¡¡¡FELICES Y SANTAS PASCUAS DE RESURRECCIÓN!!! 


Otra opción para visualizar el video:  https://gloria.tv/video/vfkpF4GvfbQ






jueves, 17 de diciembre de 2015

EXAMEN DE CONCIENCIA - Padre Ramiro Ribas. (Texto del examen completo en la columna)

Antoine Édouard Joseph Moulinet,  Children at Prayer


Amabilísimo lector, tienes en tus manos un examen de conciencia completísimo, claro y muy fácil de hacer. Dejándote guiar por sus páginas podrás llevar a cabo una buenísima confesión. Sobre todo es utilísimo para preparar una confesión general, que de hacerla con seriedad, estoy seguro será la mejor confesión de tu vida. También puedo afirmar que en las siguientes páginas vas a encontrar muchas faltas y pecados que hasta el presente quizá nunca habías confesado. Ánimo, la empresa merece y bien la pena, pues está en juego nada más y nada menos que la salvación eterna de tu alma. Aparte de un completísimo examen de conciencia, el presente trabajo pretende ser también un magnífico tratado de moral.
Después de una confesión bien hecha es imposible explicar la alegría y la paz que siente el alma. ¡Dios es tan bueno! La confesión nos cierra las puertas del infierno merecido por nuestros pecados y nos abre las puertas del cielo. Podríamos decir que ¡Sin confesión no hay salvación!, pues un acto de contrición perfecto es muy difícil de realizar. Por eso, bendito sea Dios por su inmensa bondad que nos dejó este grandísimo sacramento para nuestra salvación.   

MUY IMPORTANTE
Te recuerdo los pasos necesarios para confesar bien:
-Examinar diligentemente la conciencia desde la última confesión bien hecha; o desde que tuviste uso de razón si lo que vas a efectuar es una confesión general de toda la vida. Este librito te hará muy fácil la empresa.
-Sentir gran dolor y arrepentimiento por haber ofendido tanto a un Dios tan bueno. Y este dolor y arrepentimiento, si es verdadero, te tiene que llevar a cumplir en serio el siguiente punto.
- Tener un firme propósito de la enmienda, que en la práctica se traduce por un gran deseo de no querer volver a pecar y de evitar las ocasiones próximas de pecado, apartándote de todo lo que en anteriores ocasiones te llevó a ofender a Dios. Sin este propósito la confesión sería una burla. Imaginad que una persona sin motivo alguno da una gran bofetada a otra persona. Después de hacerlo se da cuenta de la tremenda barbaridad que ha cometido, y le pide perdón. El ofendido lo acepta y le perdona… pero al día siguiente, y simplemente por que sí, le vuelve a pegar otra sonora bofetada…  Esta claro que esta vez el ofensor no tiene la vergüenza de acercarse de nuevo a pedir perdón, pues hay que tener mucha cara para hacerlo, pues sería una burla. Pues lo que no nos atrevemos a hacer con una persona, nos atrevemos sin ningún recato a hacerlo con Dios Nuestro Señor. Le abofeteamos fuertemente, no sólo dos veces, sino cientos y cientos, y después sin ninguna vergüenza nos acercamos a pedirle perdón, sin poner ningún remedio a nuestras fechorías. La verdad que confesar de esta manera, sin ningún propósito y sin alejarnos de la ocasión, es burlarnos una y otra vez de Dios, y no sé como podemos tener tanta cara para hacerlo y quedarnos tan tranquilos. Lo cierto es que Dios no perdona los pecados de quienes así se confiesan, pues en vez de una confesión es sencillamente una soez burla.
- Decir los pecados al confesor con sinceridad y sencillez, sin querer disimular ni callar nada por vergüenza, o por cualquier otra causa.
5º- Y por último debes cumplir la penitencia que el sacerdote te imponga, a ser posible, cuanto antes.

Si alguna vez a lo largo de tu vida mentiste, disimulaste o callaste en confesión algún pecado porque te daba vergüenza decirlo, cometiste un grave sacrilegio, y a partir de ese momento todas las confesiones y comuniones que hayas realizado han sido sacrílegas. Para arreglar esta terrible situación debes decir al confesor el pecado o pecados que ocultaste y además debes también decir que te lo callaste a propósito.
Y una vez hecho esto debes decir de nuevo los pecados  de las confesiones que hayas efectuado después de aquella confesión sacrílega, pues también ellas han sido sacrílegas, así como todas las veces que hayas recibido la Sagrada Comunión.
No te preocupes de nada, pues el sacerdote, si le preocupan las almas, te ayudará en todo, muy feliz por llevar a tu alma de nuevo la gracia y la paz. La persona que ha estado  viviendo  en  esta angustiosa situación y por la gracia de Dios consigue salir de ella, es tanta la felicidad y paz que recibe que es como si naciera de nuevo. ¡Dios es tan bueno!

martes, 8 de diciembre de 2015

SI LA EXISTENCIA DEL INFIERNO ES UNA VERDAD INFALIBLE, EL QUE TÚ VAYAS A ÉL TAMBIÉN ES INFALIBLE, A NO SER QUE… - (Declaración de Principios del Padre Ramiro Ribas



Luther Terry, Jacob’s Dream


       Gracias sean dadas a Dios porque desde hace tiempo, y mucho más después de haber pasado unos días dedicados totalmente al espíritu, he llegado a comprender muy claramente que tanto los obispos, como los sacerdotes y simpatizantes de la Tradición Católica (sean del grupo tradicional que sean) de no poner remedio urgentemente y cambiar el rumbo 180º, vamos todos derechos, muy derechos al infierno.


            Me diréis: ¿y por qué? La respuesta es muy fácil y clara. Leamos con atención pues es muy importante lo que aquí se va a decir.

            Llevamos ya 50 largos años desde la conclusión de aquel nefasto Vaticano II, inmersos en la mentira, el error y la herejía, que han llevado a la sociedad  (otrora cristiana) a una total corrupción e inmoralidad de costumbres… y es imposible que viviendo en medio de tanta suciedad no nos haya salpicado algo, mucho o muchísimo de esa suciedad a cada uno de nosotros.

            Y si a lo anterior juntamos que la oración, la lectura espiritual y la práctica de la virtud ha sido sustituida por un ordenador en el que la pantalla es el sagrario particular de cada uno, el cóctel que se genera es mortal...